¡Poniendo un fin al desarrollo personal!

El desarrollo personal es un juego divertido - hasta que no lo es - cuando se torna algo personal.

¿Cuántas veces te has sentido como que todo lo que necesitabas para sentirte bien contigo mismo era aprender una nueva habilidad o conquistar una meta? Sólo para darte cuenta de que una vez que dominaste la habilidad o alcanzaste el objetivo había una nueva habilidad u objetivo que era necesario para sentirte completo. La sensación de logro quizá te duró segundos o ni siquiera estaba allí porque ya estabas en la siguiente tarea.

Me ha pasado. Es por eso que ahora estoy poniendo un fin al trabajo de desarrollo personal y avanzando hacia el envolvimiento impersonal.

No estoy de ninguna manera deteniéndome de aprender algo que me gustaría aprender o ir a algún objetivo o proyecto que me gustaría crear, pero ya no lo estoy tomando personal. Tomarlo personal significa hacer del destino algo más importante que el viaje y ponerle un significado a alcanzar o no lograr lo que "yo" quiero.

El envolvimiento impersonal me permite disfrutar de lo impersonal en mí. Amando mi universalidad, lo ordinario que soy, lo que tengo en común con todos los seres humanos en este planeta.

¿Quiero perder energía desarrollando el yo que siempre quiere más, o quiero disfrutar de mi ser en este momento, el único momento que realmente existe?

Elijo lo impersonal ... disfruto del placer de ser - haciendo lo que se siente natural. Disfrutando de estar con los demás, servir al prójimo y explorar este misterio que llamamos vida.

La vida no es personal, hace lo que hace como sea que lo hace - ¿por qué debería tomar "mi vida" personalmente y trabajar en el desarrollo de lo que realmente me envuelve y se desarrolla por sí misma?

IMG_2354.JPG
Fernando Perez